Cómo configurar juegos en PC

¡Hola Nitroamig@s! Nos alegra veros una semana más con nosotros. Hoy continuaremos con la línea de entradas para que os volváis unos expertos del gaming en PC. En esta ocasión vamos a enseñaros cómo configurar juegos en PC. Os enseñaremos a ajustarlos gráficamente y en FPS. Recordad que algunas de las entradas anteriores, también necesarias, son para que sepáis qué son los FPS y por qué algunos juegos exigen tantos requisitos. Hay más entradas al respecto que os invitamos a buscar en el blog.

Dicho esto, ¡empecemos!

Cómo configurar juegos en PC

Lo primero que hay que saber es que el gaming en PC es muy distinto al de consolas. En consolas, los juegos salen con una resolución determinada, una calidad gráfica fija y unos FPS concretos. Con las nuevas generaciones ya pueden elegirse las resoluciones (que hacen cambiar también los FPS) pero siguen con las opciones muy limitadas.

En PC tienes habitualmente 4 calidades gráficas (pueden ser menos o más dependiendo del juego) siendo las más frecuentes baja, media, alta y ultra. La calidad gráfica máxima puede llamarse ultra, muy alta o épica.

Según el PC Gamer que tengas, de mayor o menor potencia, podrás jugarlo en una u otra calidad. Lo mismo sucede con las resoluciones. Con un PC Gamer sencillo podrás jugar en 720p o 1080p, mientras que con un PC Gamer potente podrás jugar también en calidades 2K y 4K. Recuerda la entrada que pusimos al principio sobre los FPS, ya que ahí explicamos su variación.

Cómo configurar juegos en PC

Cómo ajustarlos gráficamente y en FPS

Cuando inicies un juego en tu PC, éste detectará automáticamente tu hardware y dejará una configuración gráfica predeterminada. No obstante, no siempre es así y no en todas las ocasiones la configuración gráfica es la que queremos. En ese caso iremos al menú opciones del juego y de ahí a opciones de vídeo.

Resolución

Como os comentamos, lo primero es cambiar la resolución a la que queramos. Lo habitual es ajustarla al máximo del monitor/televisor, aunque hay excepciones. Si no tienes monitor y lo conectas a un televisor 4K, pero tu PC Gamer no es lo suficientemente potente como para el juego en 4K, ponlo en su resolución adecuada. Os dejamos aquí pautas generales.

Gráficas dedicadas de 2GB o integradas de 2GB: resolución 720p y 1080p dependiendo del juego.

Tarjetas gráficas dedicadas de 4GB: Todos los juegos en 1080p.

Gráficas dedicadas de 6GB: Todos los juegos en 1080p y algunos poco exigentes en 2K.

Tarjetas gráficas dedicadas de 8GB anteriores (excepto RX 580): Todos los juegos en 1080p y 2K.

Tarjetas dedicadas actuales de 8GB en adelante (excepto RTX 2060 SUPER): Todos los juegos en 1080p, 2K y 4K.

Ajuste de Filtros y FPS

Una de las cosas que más debemos tener presentes en estos casos una vez elegida la resolución, es que cuanto mayor sea esta, más pequeño es el pixel y más definición tendrá el juego de serie. Al jugar en 4K filtros como el antialiasing ya no son necesarios tenerlos al máximo, por lo que puedes tenerlos perfectamente al mínimo o incluso desactivados.

El filtro anisotrópico puedes tenerlo en 8x o 16x. Es uno de los filtros que menos consumen en la actualidad y el resultado en los fondos se deja notar.

Es muy importante prestar atención a los juegos que tienen la opción de limitar los FPS. Si no quieres sobrecargar la gráfica innecesariamente tienes que ajustar este parámetro. Es decir, si tienes un monitor de 60Hz, limita los FPS a 60. Conseguirás más estabilidad y la gráfica trabajará más cómoda. ¿Qué mas da que la gráfica te pueda dar 100 FPS en el juego si no los vas a aprovechar? Ten esto muy en cuenta.

Lo mismo si tienes monitores de 144Hz, ajusta los FPS del juego a lo que la gráfica y el monitor te puedan dar de forma equilibrada.

Ray Tracing y DLSS 2.0

Aquí no nos vamos a explayar mucho porque ya los hemos tratado en otra entrada. Si quieres saber qué es el Ray Tracing y cómo funciona visitad el enlace vinculado. El Ray Tracing consume muchos recursos y es un sistema gráfico pesado, por lo que hace que los FPS caigan en picado. Desactívalo si tu gráfica no es excesivamente potente o si el juego está mal optimizado.

¿Qué es eso del DLSS? Son las siglas de "Deep Learning Super Sampling". Estad atentos porque en las próximas semanas lanzaremos una entrada explicando a fondo qué es y en qué consiste. Para esta entrada solo tenemos que deciros que, si tenéis una tarjeta gráfica Nvidia compatible con este sistema y el juego tiene la opción, lo pongáis sin dudarlo. El DLSS 1.0 fue nefasto, pero el potencial y las intenciones podían apreciarse. Con la versión 2.0, Nvidia ha dado un beneficioso salto para los jugadores.

¿Qué son los filtros avanzados/opciones avanzadas?

Son opciones que habitualmente no tienen por qué cambiarse. No todos los juegos las tienen y suelen tener unos predeterminados bastante ajustados y cuya modificación no suele ser necesaria. Si queréis conocer más en profundidad el tema, aquí tenéis otra guía completísima que puede complementar lo que habéis aprendido aquí.

Habitualmente veréis una barra que señala los gigas de memoria de vuestra tarjeta gráfica (4, 6, 8...) y cuánta de esta memoria está siendo ocupada por la configuración actual. Puedes aumentar o reducir estas opciones si ves que tu gráfica va "sobrada" de memoria.

Conclusiones

Puede parecer algo muy complejo al inicio, pero luego podéis ver que es muy sencillo de entender. Como os hemos dicho al principio, con las entradas de nuestro blog podéis convertiros en auténticos expertos en cualquier tema relacionado con el PC Gaming.

Esperamos que os haya gustado esta entrada y nos vemos la semana que viene con otra nueva. Si lo deseáis, podéis seguirnos en las redes sociales donde tenemos sorteos y promociones periódicas, y suscribiros a nuestro canal de Youtube.

¡Un saludo!

Si continuas navegando estás aceptando nuestra política de cookies