FPS en los videojuegos: todo lo que tienes que saber.

¡Hola Nitroamig@s! Bienvenidos a esta nueva entrada y que era terriblemente necesaria. Creo que hemos tardado mucho en dedicarle una entrada exclusiva a los FPS con la enormidad de mensajes diarios que nos llegan preguntando por esto. Hoy explicamos qué son los FPS en los videojuegos: todo lo que tienes que saber.

Recordaros que en estas entradas que os enlazamos explicamos también sobre monitores aconsejados, algo imprescindible y relacionado con este tema, por lo que deberíais echarle un vistazo junto con esta lectura.

Así pues, ¡comenzamos!

¿Qué son los FPS en los videojuegos?

Conocidos y desconocidos por igual. Así es. Todos oyen hablar de los FPS en los videojuegos y los ven en muchos vídeos, pero no saben realmente todo lo necesario sobre el tema. Los FPS son los fotogramas por segundo, es decir, la fluidez con la que te mueves por el juego, a más FPS más fluidez (a partir de 40FPS se juega bien y lo ideal son 60-144 FPS, ya que más no es tan perceptible en ojos poco entrenados y la diferencia jugable es mucho menor a saltar de 30 FPS a 144FPS).

La primera cuestión que hay que aclarar es que hay que quitarse de la cabeza la pregunta: ¿a cuántos FPS va este ordenador? Los ordenadores no tienen calidades gráficas altas o bajas ni van a FPS concretos. Se trata de los juegos. Cada juego es distinto y cada uno de ellos te funcionará de forma distinta, ya que depende de la optimización del juego y no simplemente del ordenador. En esta entrada explicamos por qué algunos juegos exigen tantos requisitos o están tan mal optimizados.

En cuanto a la cantidad de FPS que dará el juego, es inversamente proporcional a la calidad gráfica. Si le pones calidades gráficas más altas, los FPS bajan, y si bajas la calidad gráfica los FPS suben. De esta forma puedes ajustar los gráficos a los FPS que te interesen.

FPS en los videojuegos: todo lo que tienes que saber.

Los Hercios y los FPS

Ahora viene el segundo error más común: quiero jugar a 144FPS y me compro un PC con una gráfica que me los da, pero luego lo conecto a mi monitor de 60Hz o peor aún a mi televisor de 50Hz con un Imput Lag infernal.

Claro está si tu presupuesto no es el más boyante, puedes comprarte un PC Gaming potente, jugarlo en el monitor o televisor que tengas y en cuanto puedas, adquirir un monitor de 144Hz o superior. Pero no cometas el error típico de creer que en un monitor de 60Hz vas a jugar a 144FPS, porque no es así.

Hay que tener en cuenta que, aproximadamente, 1Hz equivale a 1FPS. Un monitor que tiene hasta 60Hz o 75Hz verás 60FPS o 75FPS reales. Si quieres captar más de 100FPS tendrás que comprar un monitor de 144Hz o superiores. Es decir, no tiene sentido jugar a juegos a 144FPS si no tienes monitores de 144 hercios o más.

Tendrás que configurar el juego gráficamente y ajustarlo, ya que puedes tener 60FPS o 250FPS y lo suyo es ajustarlo a los hercios del monitor. No tiene sentido forzar el rendimiento de la gráfica para que dé el 100% de los FPS posibles si no los vas a aprovechar realmente.

Consejos para elegir

Estos dos consejos que os vamos a dar os servirán para el resto de vuestras vidas, ya sea que queráis comprar un PC Gaming hoy o dentro de cinco años. Es vital entender esto para ser un consumidor consciente de lo que compra y de lo que quiere.

Comprueba requisitos

A la hora de comprar un ordenador, hay que basar el PC siempre en el rendimiento o exigencia más alto que tengas. Buscar los usos que vas a tener, mirar los requisitos que pide y en función de ellos elegir un PC que pueda moverlos.

Imaginemos que quieres jugar a Fortnite, CSGO, Valorant, RUST y Call of Duty Warzone. En este caso, el más exigente es el Warzone, por lo que miraremos sus requisitos recomendados y compraremos un equipo que los cumpla. De esta forma, todos los juegos que son menos exigentes irán perfectamente fluidos.

Mira vídeos de 'benchmarks'

Como has hecho en Google, ve a Youtube y usa su buscador. Pon el nombre del juego que quieres ver y acto seguido el nombre de la gráfica que te interesa. Verás multitud de canales que hacen 'benchmarks' que puedes usar para decidir tu compra.

Conclusiones

Por último, dejar clara una cosa. No es posible tener un PC Gaming con potencia para mover todos los juegos a más de 60FPS además de un monitor con 144 hercios o más y que sea barato. Olvídate de gastarte 600 u 800 euros porque no lo encontrarás en ningún sitio. Es necesario invertir bastante más para llegar a esa potencia y rendimiento.

Entendemos que en muchos casos el bolsillo no da para más y la situación económica puede no ser la mejor, pero en esos casos es mejor esperar a poder tener el capital suficiente. Eso o como decimos primero comprar el PC y más tarde el monitor.

Piensa en que los que empiezan en Youtube y Twitch para streaming o los que juegan en competitivo, lo hacen con un mínimo de hardware para funcionar bien.

Esperamos que os haya servido esta entrada para aprender todo acerca de los FPS. Recordad que sacamos contenido todas las semanas. Suscríbete a nuestro canal de Youtube y recuerda seguirnos en las redes sociales.

¡Un nitrosaludo a todos!

Si continuas navegando estás aceptando nuestra política de cookies