sillas gaming son buenas

¡Hola Nitroamig@s! Bienvenidos una semana a una nueva entrada de nuestro blog. Hoy vamos a tocar un tema del que no mucha gente habla, o lo hace de forma poco objetiva. Las sillas gaming generan, quizás, aún más debate que los auriculares gaming sobre si realmente valen la pena o no, como os mostramos en esta entrada. De la misma forma que vimos y tratamos el tema de la forma más objetiva posible, hoy repetiremos con las sillas gaming, ¿son buenas o es puro marketing?

Un éxito sin precedentes

Si le preguntas al grueso de la población, te dirán que el término "sillas gaming" no suena muy comercial que digamos. Ahora bien, nadie puede negar dos cosas: que es un producto pintoresco, y que se venden con más facilidad que los roscones en día de reyes. La demanda por estos productos es tal que roza lo inconcebible, sobre todo porque después de más de tres años, las empresas que las fabrican siguen teniendo un volumen bajísimo de producción en el que están más tiempo agotadas que en stock.

Como hemos dicho al inicio, las sillas tienen muchos detractores, pero eso no ha hecho que dejen de comprarse masivamente, incluso por sus propios detractores. Pero, ¿por qué hay críticas sobre esto? Vamos a ver las distintas razones que se dan al respecto y a analizarlas.

Cuestan más por ser gaming

Al menos, es lo que se esgrime en el argumentario principal del sector más crítico. ¿Es realmente cierto? Si revisas el mercado, verás que no es así. Claro, ves una silla gaming que cuesta 80 o 100 euros y automáticamente piensas: una silla = 100 euros = caro. Lo dijimos en esta entrada y lo volvemos a repetir: si hay que comparar, hay que hacerlo bien y con coherencia.

Sentarte a jugar por 5 euros
Sentarte a jugar por 120 euros.

Esa es la realidad. Claro que una banqueta sirve para sentarse, pero no es lo mismo. ¿y el respaldo para apoyar la espalda? No tienes. ¿Los laterales para apoyar los brazos? No tienes. ¿La parte que sobresale en la zona superior para apoyar la cabeza o el cuello? No tienes. ¿Ruedas y eje central para poder girar o moverte? No tienes. ¿Y asiento reclinable? ¿Y con reposapiés? Tampoco. ¿Quieres todo eso para estar más cómodo? La silla te costará 120 euros.

¿Y si miramos en el mercado otras sillas similares que no tengan el apelativo de "gaming? Te encuentras con precios como este de aquí, o este otro. ¿Te parece ahora que las sillas gaming están infladas de precio o que son una mala compra? Desde luego que no. Este argumento no se sostiene.

Abuso de la palabra gaming

Muchos simplemente no soportan que ahora a todo se le llame "gaming". Es comprensible que sea una tendencia la cual a los más conservadores les cueste aguantar. De hecho no nos olvidamos de la broma de la marca Razer haciendo una 'tostadora gamer' o lo más reciente: Puma lanza las zapatillas para gamers.

Pero aunque puedan tener cierta parte de razón, no deja de ser algo subjetivo. El término "gaming" es algo comercial, para que la mayoría sepa en seguida a qué hace referencia. No deja de ser igual del "abuso" que se le pueda estar dando a los términos "bio" o "eco". Desde hace años se hace con términos como "light" en la alimentación o "sin parabenos" en cosmética.

AÑADE GAMING EN LA NOTA CENTRAL

Entonces, aunque como decimos se puede tener razón en el uso excesivo del término gamer o gaming para vender, no es un argumento sólido para desechar a las sillas de tu interés de compra por eso.

Mala calidad

De los creadores de "están infladas de precio", llega "son de mala calidad". Otra cosa que tampoco es cierta. Desde luego tienes sillas de 100 euros y otras de 300 euros, y las de 300 son muchísimo mejores en todos los aspectos y materiales. Pero repetimos, una silla gaming de 100 euros no se lleva mucho de una silla de oficina del mismo precio.

Todo dependerá, como en cualquier otro producto, del precio. Igual que un teléfono móvil de 100 euros no va a ser igual que uno de 300 euros, cuanto mayor sea el precio, mejor será la calidad. Es importante también tener en cuenta el cómo cuides las cosas. Si te compras una silla gaming y a los seis meses se te cae el asiento a trozos, quizás es que deberías tratarlo con un poco más de delicadeza.

Diseño deportivo

El mayor aliciente para comprarte una silla gaming. ¿No quieres la clásica silla negra? ¿Te apetecen colores rojos o amarillos que destaquen en tu habitación? Quizás también un diseño ergonómico más resultón. Ese es el principal atractivo de este producto, y lo que lo hace diferente del resto de sillas. ¿Pagas de más por eso? No realmente. Consideramos que sí se paga más en las últimas sillas que han salido con bordes LED RGB precisamente por esa iluminación. Si existen en el mercado es porque hay demanda de ello.

sillas gaming son buenas

Conclusiones

Rápido y sencillo de resumir: las sillas gaming son tan buenas como cualquier otra, merecen igual la pena y no son más caras que el resto de su categoría. Si te compras una silla gaming porque te gustan sus colores y diseño, adelante. No son una mala compra ni tampoco una mala elección.

Puedes disfrutarlas (si es que puedes conseguir una y más en estas fechas navideñas y de rebajas) o regalarla y ser el nuevo ídolo de la persona a la que se lo regales.

Gracias una vez más por seguirnos. No olvidéis hacerlo también en nuestro canal de Youtube y en las redes sociales. Encontraréis contenido todas las semanas y casi todos los días.

¡Un nitrosaludo a todos!

Si continuas navegando estás aceptando nuestra política de cookies