teoría 90-9-1

¡Hola Nitroamig@s! Volvemos encantados de estar con vosotros una semana más. Hoy os traemos una entrada muy diferente a lo habitual y que seguro os encantará. Estamos convencidos de que no habíais escuchado sobre esto antes. Vamos a enseñaros qué es la teoría 90-9-1 y descubriréis algo fascinante de Internet.

El mundo real en bits

Quien siga pensando a día de hoy que no intentamos que Internet sea igual que el mundo real, está bastante equivocado. Si queréis saber cómo funciona Internet os dejamos este enlace que escribimos hace un tiempo y que os explica de forma rápida y sencilla esto.

La verdad es que intentamos que Internet sea lo más parecido a la vida tangible que conocemos. Queremos ir de compras en Internet, queremos hacer deporte y ejercicio a través de asistentes de Internet, pagamos las facturas de forma online y hasta ligar y buscar pareja en Internet ha desbancado a los métodos tradicionales. No decimos más ejemplos porque ha quedado claro y quizás mientras estás leyendo esto estés descubriendo perspectivas que desconocías.

Teoría 90-9-1

Pero sí existe una gran diferencia entre el mundo real y virtual, y lo destaca la teoría 90-9-1. ¿Qué es exactamente? Vamos a verlo muy pronto pero antes queremos poneros en situación y contexto.

Internet, más descanso que trabajo

En este mundo nadie se libra de trabajar. Si no estás trabajando es o porque eres joven y sigues estudiando o porque estás jubilado. Los primeros acabarán trabajando tarde o temprano y los segundos ya lo hicieron casi toda su vida. En cambio, en Internet la cosa es distinta, al menos por el momento.

Internet es cada día el lugar de trabajo de más personas, pero sigue siendo un porcentaje minoritario. La realidad es que la enorme mayoría de los que consumen Internet es para ocio y cubrir su tiempo libre. He aquí donde se crea la gran diferencia.

En el mundo físico, todos trabajamos para todos y nos servimos para vivir del trabajo de otros, de la misma forma que los demás se nutren del nuestro. En Internet esto no pasa, creándose una pirámide absoluta en este aspecto.

La teoría 90-9-1

Es una fórmula estadística reciente (hace apenas 15 años) para indicar el comportamiento en Internet de la sociedad. Se usa para explicar que en todas las comunidades de Internet existe una desigualdad en lo que a participación se refiere. Según esta teoría, en una red social, foro, página web o cualquier otro tipo de comunidad se dividen principalmente en 3 tipos:

  • El 90% de los usuarios que la integran son lurkers o "mirones". No es una palabra muy diplomática. Son usuarios que solo consumen, miran o leen y no aportan nada a la comunidad más allá de esto.
  • El 9% son difusores o participantes. Constituyen alrededor del 10% del movimiento de la comunidad. Son las personas que editan, comparten o comentan las publicaciones de los creadores.
  • El 1% son los creadores de todo el contenido en Internet. Se entiende a creadores desde cero, es decir, generadores de imágenes, músicas, información, vídeos y resto de contenido.

Teoría 90-9-1

Esto extrapolado al mundo real podríamos ejemplificarlo con el arte, donde una minoría son los cantantes, bailarines, actores o pintores, mientras el resto nos deleitamos con sus obras. Otro ejemplo claro sería la televisión, la radio, Youtube o Twitch, donde unos pocos miles de creadores atraen a cientos de millones de personas que los siguen.

Esto demuestra que la mayoría de la gente que entra en Internet lo hace para consumir y no para crear. El grueso de la población usa Internet para descansar o para ocio y no como un medio de trabajo o una afición creativa. Por suerte (o por desgracia para algunos), esta tendencia se está rompiendo y ahora veremos por qué.

Mayor participación

Si os decimos que el 90% de los mensajes publicados en Twitter están escritos por el 10% de usuarios os sorprenderá, pero ya es 10 veces más que ese 1% de hace unos años. Del 90% de los "mirones", casi la mitad comparte dicha publicación o la comenta, es decir, una participación masiva en comparación con el 10% que reza esta teoría.

Incluso en la Wikipedia, las entradas son creadas por aproximadamente el 3% del total de usuarios, pero las ediciones de las mismas rondan el 14%. Se están sobrepasando las cifras especialmente en lugares como Youtube o Twitch, donde el probar suerte e intentar triunfar está haciendo que aparezca contenido con una expansión casi infinita.

Aunque cuando apareció esta fórmula era muy acertada, con el paso de los años ha ido perdiendo precisión. Claro está, fue un aporte que ayudó a la reflexión sobre cómo funcionaba la sociedad en Internet. Hace 20 años las herramientas para crear contenido no eran tan sencillas ni había tantas opciones.

Más creadores, más éxito y más dificultad

Todo tipo de personas particulares, autónomos y pequeñas o grandes empresas se han dado cuenta de esto. Es debido a esta teoría que todos quieren crear contenido para atraer a los demás. ¿Qué es lo que sucede? Que al haber tantos creadores en todos los ámbitos también se crea una mayor dificultad para conseguir destacar y sobre todo, mantener dicho éxito. Pondremos un par de ejemplos.

Hoy es más fácil que nunca triunfar en la música gracias a Internet, o al menos eso parece. Cuando hay mil cantantes en todo el mundo, abrirse hueco si eres bueno es relativamente fácil. El problema es cuando hay diez millones de personas en el mundo exponiendo sus voces por todos los lados en Internet. Hay que ser sobresaliente o tener muy buenos contactos para llegar alto. Pero aunque lo hagas, cuidado no seas cantante de un solo single exitoso o con un solo disco memorable, porque hay, repetimos, millones de personas ambicionando llegar a donde has llegado tú y cubrir tu hueco si te vas 10 minutos al baño.

El otro ejemplo es Youtube. Mucha gente no lo sabe pero hace unos años Youtube pagaba muy bien por los anuncios integrados en los vídeos y las promociones. El boom producido en 2015 con cientos y cientos de miles de personas entrando a crear contenido, hizo que se tuviese que repartir tanto "el pastel" en el que las ganancias se volvieron ridículas. Ahí comenzó la odisea de Youtube y los creadores de para encontrar un equilibrio en el que el trabajo de publicar contenido para la plataforma fuese rentable.

 

Conclusiones

El principio o teoría 90-9-1 resulta fascinante para conocer cómo Internet es ese lugar de consumo masivo en el que unos pocos acaparan la atención de todos los demás. Si bien su base está más que fundamentada y sustentada, se va quedando anticuada debido a que las nuevas redes sociales y herramientas o aplicaciones están haciendo que desarrollar contenido desde cero es más fácil que nunca. Se podría decir que estamos atravesando una nueva transición. ¿Llegaremos, como en el mundo físico, a trabajar todos para todos?

Espero que os haya gustado esta entrada y recordad que la semana que viene traeremos más novedades. Si aún no sois parte de la comunidad, uniros a nuestras redes sociales para ver contenido diario con fotos, humor, sorteos y promociones.

¡Un nitrosaludo a todos!

Si continuas navegando estás aceptando nuestra política de cookies